terça-feira, 24 de fevereiro de 2009

Tarsila do Amaral em Madri.

Todos os dias vou ao Bar Samaná para tomar meu café e ler os jornais. Busco meu cantinho cativo (en la esquina de la barra) me ponho a ler El País, Público, El Correo entre outras publicações ... sempre encontro algo sobre o Brasil, seja política, destinos turísticos, esporte e notícias que em geral têm mais peso. No sábado 21, li o artigo que aqui transcrevo. Fala de Tarsila do Amaral e a exposição, aliás primeira exposição individual da artista na Espanha, que a Fundación Juan March de Madri abriu ao público. O artigo tem como estampa a obra "Operários" de 1933. Fiquei muito satisfeita ao saber da exposição, porque há pouco tempo falei sobre Tarsila do Amaral e Anita Malfatti em uma classe de história da arte (ver o post "Arte brasileira para basco ver) e, agora meus amigos de curso terão a oportunidade de ver a exposição e conhecer de perto as obras desse nosso ícone do mundo das artes. Ojala! Que lo pasen muy bien!

"ANTROPOGAFIA: la transformación permanente del tabú del tótem".La frase lapidaria pertenence al Manifesto Antropófago, firmado en 1928 por Mario y Oswaldo (*) de Andrade, y sin embargo no hay mejor definición posible de lo que es la pintura de Tarsila do Amaral, esa sofisticada cosmopolita que prestó en París el servicio militar del cubismo y que regresó a Brasil con la mirada tan renovada que pudo ver por fin lo que hasta entonces había permanecido oculto a sus ojos. Y a los del resto de sus compañeros de generación que, con proyectos como la Semana de Arte Moderna de 1922 y con la edición de revistas como Klaxon y con la todavía más desafiante Antropofagia, tomaban partido por las vanguardias artísticas europeas, decididos a ser como proponía Baudelaire "absolutamente modernos". Y a la vez radicalmente brasileños. El tabú impuesto a los colores chillones era desde luego tan congruente con la exuberancia tropical como lo era el resto de los tabúes articulados por racismo rampante de los crioullos en un país mulato y mestizo como Brasil. Tarsila do Amaral los esafió con cuadros tan emblemáticos como La Negra de 1923 - que fue antropófago antes de la antropofagia, como ella mismo declaró - y que además es un tótem. O sea una figura enigmática que no se parece a nadie de este mundo y que exhibe sin tapujos su exótico poderío formal. A ese cuadro le siguieron otros como los que eran antropófagos hasta el título y como los que expandían las posibilidades del singular totemismo de Tarila, con su aplicación a motivos como el sapo, el armadillo o el toro y con la invención de Urutu, ese alienígena. Sí Oswaldo de Andrade deglutió el tótem y el tabú, que eran temas recurrentes entre los antropólogos franceses de la época, poniendo así en práctica su teoría de la antropofagia, Tarsila so Amaral hizo lo propio con la fascinación de Picasso y los cubistas por el tótem africanos que descubrieron un día en el museo Trocadero e París. Aunque ella dirigió una lección adicional: la del aduanero Rousseau que transformó en una serie de cuadros que son una versión naíf de las favelas, el campo y las playas brasileñas, algunos de los cuales pueden verse - como los antes mencionados - en esta exposición." (Por Carlos Jiménez para El País).

(*) A grafia Oswaldo e não Oswald se dá pelo hábito de traduzir nomes próprios por parte de algumas publicações aqui na Espanha (comentei isso no post anterior).

Exposição: Tarsila do Amaral
Fundación Juan March
Castelló, 77, Madrid
Hasta el 3 de mayo.

Site: http://www.march.es/arte/madrid/temporal/temporal.asp

Um comentário:

Obrigada pela visita e comentário. Em breve seu comentário será publicado.

Outras viagens que podem interessar:

Related Posts with Thumbnails